Reacción final insuficiente de los verdinegros que pierden contra el Hapoel Shlomo Tel Aviv (85-91). El partido contra el Prometey decidirá la posición del Joventut en el grupo 

El Club Joventut Badalona se ha despedido de las opciones de clasificarse para los cuartos de final directamente, y tendrá que ganar en la pista del Prometey si quiere jugar el partido de octavos en el Olímpic. 30 minutos muy malos de los verdinegros han sido una losa muy grande, y finalmente el Joventut ha perdido por 85 a 91 contra el Hapoel Shlomo Tel Aviv.

El Joventut no ha sido capaz de frenar el ritmo de juego frenético del Hapoel al inicio, y los israelíes han obtenido las primeras diferencias, 9-18. La entrada de Cook ha dado más energía a los verdinegros, situando al equipo a cuatro puntos, 21-25. Al final del primer cuarto, 24-30 para el Hapoel.

La Penya ha colapsado en ataque y ha estado muchos minutos sin anotar, lo que ha provocado que los israelíes tomaran 20 puntos de ventaja, 25-45. Con el paso de los minutos, los de Carles Duran han mejorado en ataque, pero no han sido capaces de reducir la desventaja, 35-53. Al descanso, 42 a 57 favorable al Hapoel.

El control del partido ha continuado siendo de los visitantes, que han dominado el período en todo momento con un gran Cummings, 48-69. Pese a los esfuerzos de la Penya y la zona planteada, los israelíes han terminado el cuarto claramente por delante, 57-75.

En el último cuarto, el Hapoel ha seguido con los 20 puntos de ventaja (60-80), pero un triple de Kraag ha situado a la Penya a doce puntos a cuatro minutos para terminar, 75-87. Y la reacción ha seguido hasta el 85-90 de Feliz, cuando el Joventut se ha quedado a las puertas de una gran remontada. El 85-91 final deja a la Penya sin opciones de luchar por las primeras posiciones de grupo, y la clasificación final se resolverá en la pista del Prometey la próxima semana.